Blondie – Pollinator (BMG)

A veces uno echa de menos aquellos tiempos en los que las radios comerciales emitían canciones mestizas, bastardas, polinizadas. Tiempos en los que el punk y la nueva ola se abrían sin problemas a sonidos anteriores como el funk, la música disco o el reggae, y bandas como Blondie, Talking Heads o Police copaban las listas de éxitos. A Debbie Harry y Chris Stein se les juzgó severamente por sus coqueteos con otros géneros, cierto que algunas veces con resultados de dudosa calidad, pero desde luego eran de miras abiertas. Desde su regreso a finales del siglo pasado lo han seguido demostrando, acercándose a sonidos electrónicos o, como ahora en Pollinator, buscando la colaboración de otros artistas en la composición (Johnny Marr en «My Monster», Dev Hynes, Sia) o en los coros (Joan Jett en «Doom or Destiny»). Curiosamente, el resultado es Blondie 100% aunque sea con truco, como esa batería en «Doom or Destiny» que invoca el espíritu de «Dreaming», o el arranque de «Long Time», calcado prácticamente del «Heart of Glass». Nos movemos pues en terreno conocido y propicio a la nostalgia, aunque la producción resulte contemporánea, en ocasiones excesivamente próxima al electro-rock más prefabricado y eurovisivo. Al final Pollinator produce sensaciones encontradas, puesto que por una parte nos devuelve a unos Blondie frescos, enérgicos y disfrutables, pero por otro lado los conejos se amontonan en la chistera y se les ven las orejas. Buen disco, pese a todo.

FIDEL OLTRA