Kane Strang: Two Hearts And No Brain (Dead Oceans/Popstock!)

¡Puede que por su gran y exquisita sensibilidad pop tenga hasta dos corazones!. Desde luego un cerebro bien amueblado sí lo tiene, aunque él lo niegue en el título de su segundo y esperado trabajo. Su excelente pop en baja fidelidad pero que va creciendo también en ella le ha valido comparaciones con los Pavement, Robyn Hitchcock, Panda Bear o Car Seat Headrest. Yo añadiría nombres más actuales como Bart Davenport o hasta los Veronica Falls.

Claro que viniendo de Nueva Zelanda es normal que se hable también del añorado Dunedin Sound de los años 80 con bandas como los magníficos y aún vivos, The Chills, The Clean o The Bats. Encima va el mozalbete y ficha por Dead Oceans, aquí Popstock!, con el prestigo que esto conlleva pues allí graban luminarias de los últimos años como The Tallest Man On Earth, Nurses, A Place To Bury Strangers u otro genio pop, que seguro será de su agrado como John Vanderslice.

El disco lo abre con la luminosa y radiante “Lagoons”. Se nos muestra más introspectivo en “Silence Overgrown”. Conocíamos ya dos buenos adelantos en forma de single como la exquisita “Oh So You’re Off I See” o la alegre y psicodélica “My Smile Is Extinct” que sí que recuerda mucho al mejor Robyn Hitchcok. Su voz en falseto de “Two Hearts and No Brain”, esas frescas guitarras y esas modulaciones psicodélicas pueden recordarnos hasta al más tierno Syd Barrett. Cuando las guitarras muerden más como en “It’s Not That Bad” sí que es fácil acordarse de los de Stephen Malkmus en discos lustrosos como el “Brighten The Corners”. También me da que por cierta sensibilidad particular este tipo le hubiera encantado al mismísimo Kurt Cobain. En un tema nos pide que no le sigamos porque está perdido, pero yo creo que es falsa modestia porque tiene ideas claras y buena cabeza y con este nuevo disco se ha ganado el derecho a que le sigan los buenos aficionados al pop atemporal.

Texto: TXEMA MAÑERU